top of page
  • Foto del escritorSofia Belen Sos

"Algunos lineamientos acerca de los basurales a cielo abierto"

Colabora: Sofía Belen Sos, estudiante de la Licenciatura en Ciencias Ambientales (Universidad del Salvador), experiencia en tutorías educativas y apasionada del ambiente.


En la actualidad nuestro país enfrenta una serie de desafíos ambientales, siendo uno de los más acuciantes, es decir, urgente, la problemática generada por los basurales a cielo abierto los cuales se expanden por todo nuestro territorio nacional. Estos sitios, se caracterizan por la disposición indiscriminada de diversos residuos sólidos, sin la implementación de operaciones o medidas de protección ambiental.

Resulta esencial destacar que, en promedio, una persona genera aproximadamente 1 kilo de residuos sólidos domésticos al día, lo que suma 365 kilos al año ,y, a lo largo de toda una vida (aproximadamente) lastimosamente asciende a un promedio de 29.200 kilos, extrapolando esta cifra a nivel nacional, nos encontramos con un total asombroso de 1.35 billones de kilos anuales, de los cuales el 43% terminan en estos basurales a cielo abierto.

Las causas de esta situación son diversas y complejas, pero la falta de infraestructura en los municipios para gestionar adecuadamente los residuos sólidos es una de ellas (¿recuerdan el caso del basural a cielo abierto de Luján? Abajo lo comentaremos), incluyendo la carencia de lugares apropiados para rellenos sanitarios, plantas de reciclaje y tratamientos específicos para cada tipo de residuo (aunque afortunadamente esta actividad está siendo cuidada y va dirigida a una tendencia global en la búsqueda de la economía circular y el desarrollo sustentable), y añadiendo la escasa educación ciudadana como otro factor significativo, sobre la separación adecuada de residuos domésticos y la resistencia a cambios en los hábitos de consumo.

  • Consecuencias sociales: evidentes y preocupantes, con un aumento en los problemas respiratorios en las comunidades cercanas, una disminución en la calidad de vida en las áreas circundantes, el desplazamiento de comunidades enteras y la depreciación del valor del suelo. La presencia de olores desagradables y sustancias tóxicas en estos basurales favorece la propagación de enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue, y genera una contaminación visual que aleja a comerciantes y todo aquel interesado en la zona.

  • Consecuencias ambientales: se registra una gran contaminación del suelo y agua, así como tambien, un aumento en los incendios y la desaparición de la biodiversidad. La falta de tratamiento de residuos permite que sustancias tóxicas se filtren en el suelo, afectando su calidad y dificultando el crecimiento de las plantas. Los lixiviados resultantes contaminan cuerpos de agua cercanos, amenazando la vida acuática. Los incendios, a menudo provocados para reducir la acumulación de basura, generan emisiones tóxicas, incendios descontrolados y contaminación del aire. Además, la degradación ambiental en estos sitios lleva a la huida de la vida, afectando la biodiversidad por supuesto.

En respuesta a esto, en 2004 se promulgó la Ley Nacional N° 25.916, abordando la gestión de residuos sólidos urbanos. Sin embargo, su aplicación eficiente a lo largo del país sigue siendo un desafío. Paralelamente, el gobierno nacional implementó el Plan Federal de Erradicación de Basurales a Cielo Abierto, centrado en la construcción de infraestructura para el tratamiento de residuos, la promoción de la economía circular y el fortalecimiento de recicladores y sus familias, así como la promoción de la separación en origen y el reciclaje. La derogación del decreto 591/2019, que permitía el ingreso de todo tipo de residuos al país, es parte de estos esfuerzos.


Entonces, tomando como ejemplo la localidad del partido de Luján, que alberga el basural a cielo abierto más grande de Argentina, con 12 hectáreas y 60 años de antigüedad. Los residentes de esta zona conviven con la contaminación y enfrentan las consecuencias directas, como un aumento en las enfermedades respiratorias, una disminución en la calidad del agua y una mayor incidencia de enfermedades transmitidas por vectores. Gracias a los esfuerzos incansables de movimientos vecinales y denuncias de diversas ONGs, este año, el Gobierno Nacional ha iniciado un plan integral que incluye la construcción de una planta de reciclaje, tratamiento de residuos y un relleno sanitario.

En conclusión, abordar esta problemática requiere un enfoque integral a nivel gubernamental y comunitario #porunmundomejor. Es esencial mejorar la infraestructura municipal para la gestión de residuos, promover la educación ambiental y fomentar la participación ciudadana en la separación y reciclaje de desechos. Además, se deben establecer políticas que incentiven prácticas sostenibles en el consumo y la disposición de residuos, con el objetivo de mitigar los impactos negativos en la salud y el entorno.

 



Comentarios


bottom of page